Tag Archives: south island

Clasicos del paisaje neozelandés

10 Abr

Tras casi 4 meses en NZ puedo afirmar, sin miedo a equivocarme, que este país es precioso. Seguramente los que me seguís podréis decir lo mismo, porque las fotos no dejan lugar a equívocos.

Aunque, también sin ninguna duda, me atrevo a decir que… se les ve un poquito el plumero! Porque aunque la máxima de que “cuando algo funciona, para qué cambiarlo” sea una de mis favoritas, tampoco hay que pasarse. Y parece que con el tema paisajil estos kiwis son un poco repetitivos.

Y es que este país tiene los paisajes más alucinantes que jamás he visto. Pero los tiene por duplicado, por triplicado, por quintuplicado…! Y llega un momento que una se satura de tanto verde y tanta hoja, de tanto azul y de tanta exhuberancia. Estoy saturada de belleza. Quiero ver cosas feas. Quiero ver un polígono indrustrial.

Como muestra de lo que digo, os dejo mi top 7 (que ni es un top 3, ni es un top 5, ni es un top 10) de paisajes recurrentes de kiwilandia. Esos que sabes que te vas a reencontrar en 50 kms. Esos a los que no les haces foto porque tienes 20 iguales. Esos que te hacen renegar de tanta belleza. Esos que te siguen dejando con la boca abierta día tras día.

7. Casitas aisladas en el medio de la nada

6. Palitos señalando a todas partes

5. Carreteras To`Tieso con prado a los lados

4. Cascadita a la que se llega tras una caminata de cuento

3. Acantilado con Faro en el fin del mundo

2. Laguito con las montañas reflejadas

1. El clásico entre los clásicos: Montañitas con niebla.

¿No os dan unas ganas tremendas de ir a ver fábricas?

NZ, Cosas que me tienen fascinada (V): Puentes Multiuso

6 Abr

Porque tu vas conduciendo por una carretera, por tu carril, tan normal. Y de pronto llegas a un puente, y te dicen “Give Way!!”. Y tu…¿Perdona? Pero si yo voy por mi carril!… INCORRECTO. Tu carril ya no es tu carril. Tu carril es tuyo y del sentido contrario. Porque para qué vas a hacer puentes de 2 carriles cuando puedes dar por saco…

Que me diréis que soy una exagerada porque eso es una carretera secundaria y total no pasa ni el Tato. Pues bueno, lo mismo te lo hacen en la State Higway y ni pestañean. Y no sólo te hacen compartir con el otro sentido del tráfico, sino con el mismísimo TREN. En la State Higway. Y se quedan tan anchos, oiga.

NZ, Cosas que me tienen fascinada (IV): El festival de los buzones

3 Abr

Casi que mejor no os explico nada y os lo enseño directamente…

Y aquí mi favorito:

¡Ser cartero en este país tiene que ser la leche!

NZ, Cosas que me tienen fascinada (III): Vivir en un autobús

30 Mar

Lo que se lleva entre los campers y los jubilados. ¡Qué caravana ni qué niño muerto! Compras un autobús, lo tuneas, y tienes una casa móvil más grande que la media de pisos en barcelona o madrid. Siento no tener fotos del interior, pero estas chozas tienen horno, nevera, salón, sofás, tele… un chollazo! Las hay hasta con “tejado” y chimenea. Si queréis uno avisadme, he visto un par a la venta…

Este tiene remolque, ¡y atención al detalle de la parabólica!

NZ, Cosas que me tienen fascinada (II): Iglesias que son bares

29 Mar

En New Zealand, quedar para ir a la iglesia no es cosa de señoras. Hay iglesias reconvertidas en bares de modernos, iglesias reconvertidas en restaurante e incluso (aunque esto no lo he visto con mis propios ojos) en casa particular.

– Oye ¿te vienes a la iglesia?

– Vale, vete pidiendo una cerveza.

– Amén.

NZ, Cosas que me tienen fascinada (I): Que la gente vaya descalza

28 Mar

Esto es así. Lo mismo llevan los zapatos en la mano que salen directamente de casa sin ellos. Y no estoy hablando de punkis perroflautas. Estoy hablando de gente que sale de la oficina, de hipsters fashionistas o de madres que van al supermercado. Aquí el concepto Pies Negros cobra una nueva dimensión.

Bye Bye South Island

27 Mar

Arrowtown

Blue Pools

Christchurch

Fox Glacier

Kingston

Milford Sound

Wainui Falls

Center of New Zealand (Nelson)

Chinese Gardens (Nelson)

Dunedin

Farewell Spit

Lake Tekapo

Lake Wanaka

Tasman Sea

Marlborough y de vuelta a Christchurch

27 Mar

Nuestra última semana en la isla del sur empezó en la zona de Marlborough.

Esta es conocida por sus vinos (que desgraciadamente no probamos) y sus sounds (que no llegan ni a la suela de los zapatos a Milford y nuestro adorado Doubtful).

Marlborough Sounds

No sé si os lo he comentado antes, pero estamos un poco hartas de “cosas bonitas“. Llevo tanto tiempo rodeada de paisajes exhuberantes que casi me apetece ver un polígono industrial, con sus grises chimeneas humeantes, apestosas y (sobretodo) feas. Pero bueno, mientras eso llega, me tocará seguir sufriendo las excelencias del paisaje neozelandés. Qué agonia!

Desde allí fuimos bajando por la costa este, haciendo parada en Kaikoura. Allí vimos (por enésima vez) una colonia de focas (¿cómo puede haber tantísimas?) y nos dimos un capricho de campeonas. Os dejo la prueba del delito:

Restos del Crayfish

Y entonces regresamos a dónde todo empezó. Al origen de nuestra aventura por la South Island, la ciudad en la que tantas expectativas habíamos puesto y que decidió desaparecer 5 minutos antes de nuestra llegada. Ese Christchurch que nunca veremos y que nos moríamos de ganas de conocer, que nos tuvo durmiendo en el suelo y que nos hizo huir tras 48h en el aeropuerto.

Durante 4 días hemos intentado reconciliarnos con ella, pero ha sido complicado. La ciudad, como tal, no existe. El centro está cerrado, gran parte de la población sigue, tras un mes, sin agua ni electricidad, la playa está contaminada y las casas más que castigadas. Cada persona tiene una historia para ponerte los pelos de punta. Y luego están las réplicas, cada día y cada noche, para nunca puedas olvidarte del todo de lo que pasó.

Suerte que existe couchsurfing, que nos ha dado lo mejorcito de Christchurch. Hemos conocido a Matt y a sus compañeros, y a sus amigos, y a sus preciosos perros. Y sus locas ideas y su casa alucinante. Entre todos nos han hecho sentir como en casa en una ciudad que nos echó “a patadas” nada más llegar. Thank you Matt, for making us feel home, and feel safe and happy all the time.

De nuevo la energía de la gente está por encima de todo lo demás. Y esta vez realmente lo necesitábamos.

Bien está lo que bien acaba. Y con esto acabamos nuestra ruta por la Isla del Sur. Wellington nos espera.

Golden Bay y Nelson

21 Mar

La Golden Bay es la región más al Norte de la isla sur de NZ.

Marea Baja

Los paisajes de esta zona tienen un encanto especial. Aquí quien manda es la marea, y en cuestión de horas una playa de blanca arena puede convertirse en otro trozo de mar.

Marea Alta

Es precioso, aunque tal vez nosotras no acertamos con la fecha. Es un area muy popular en verano, cuando se llena de gente y el tiempo acompaña. Pero ahora, que ya es otoño en este hemisferio, apenas encuentras gente en los pueblos, y a veces el tiempo te juega malas pasadas…

Carretera con "vistas espectaculares" (ida)

Carretera con vistas espectaculares (vuelta)

Ambas fotos están tomadas desde el mismo punto, con 2 días de diferencia. Suerte que a la vuelta la niebla nos dio una tregua, porque las vistas al valle eran alucinantes.

En nuestra ruta llegamos hasta arriba del todo de la isla. El extremo más Norte de la Isla del Sur, el Cape Farewell, está geográficamente más al Norte que Wellington, la ciudad más al Sur de la Isla del Norte. ¿Parece un trabalenguas, verdad? Bueno, no importa, el tema es que por allí hicimos un track de un par de horitas (el Farewell Spit) atravesando prados de ganado y bosque hasta llegar a la playa. Se puede hacer un camino más largo, pero se necesita un guía y hay que pagar (unos 100$), porque la ruta, debido a las subidas y bajadas de la marea, es demasiado peligrosa para hacerla por libre.

Saltando en el Farewell Spit, frente al Tasman Sea

Saliendo de la Golden Bay, nuestro siguiente destino fué Nelson. Es una ciudad de verdad. Pequeña (40.000h), pero de verdad. Con un centro que consiste en más de una calle (y eso no abunda, creedme!), con tiendas y cafés, con algo de vida nocturna (o al menos, bares que abren por la noche). Con mucha música en la calle y mucha más en los locales. Y mercados. Y gente en los parques. Y… pues eso, mucha vida! Lo estábamos echando un poco de menos. Así que gracias Nelson, por tu vida y por tus berries.

Yummie blackberries

Por cierto, esta parte del viaje no la hemos hecho solas. Durante unos días nos ha acompañado Sniki Piki IV, un ratón que decidió instalarse en la carcasa de nuestra furgoneta y comerse mi chocolate. Sniki, espero que hayas disfrutado del viaje aunque lo de marcharte sin despedirte es un poco de mala educación.

La incoherente West Coast

17 Mar

Aviso: El post de a continuación va a tener una temática poco concisa

Porque este país es así: Un día estás pisando hielo, y al siguiente vas en tirantes. Jo no puc fer-hi més!

Acabada la Southern Scenic Route (hasta Queenstown), que tantas alegrías nos ha dado, empezamos nuestro ascenso por la West Coast.

En una de nuestras primeras paradas, Cromwell, descubrimos la (posiblemente) escultura más CUTRE de todo el país. Una ensalada de frutas gigante que te da la bienvenida al pueblo.

No quepo en mi de gozo. Tengo que marcarla, como los perritos.

Por el camino fuimos visitando lo que viene siendo normal por aquí. Las Fantai Falls, las Blue Pools (donde hice mi propia torre de piedrecitas, aunque no se muy bien qué significa), subimos a ver las vistas desde el Haast Pass. Nos fuimos a Jackson Bay, donde de nuevo NO vimos pingüinos (“They are gone“, nos dijo una señora) y probamos el White Bait sandwich, que está bueno pero no mata.

Pero todo esto me lo paso rápido, porque de falls, pools, pass y bays hemos visto ya unos cuantos. Lo que era realmente importante era lo que venía después:

Franz Josef Glacier

Los glaciares! El de arriba es Franz Josef Glacier, más conocido (y más grande) que el Fox Glacier, aunque vale la pena visitar los dos. Están a unos 20kms de distancia el uno del otro, dentro del Westland Tai Poutini National Park, así que en el mismo día se puede hacer. Ambos glaciares están a más o menos una hora andando de sus respectivos car parks, y te permiten acercarte hasta unos 100m del terminal (que es el punto donde empieza el hielo). No te dejan acercarte más a no ser que vayas con tours quiados, por peligro de desprendimiento de bloques de hielo, pero aún así es impresionante. Te sientes pequeñito e insignificante cuando ves esas moles de agua helada y azul (sí, azul) que resiste el paso del tiempo y que guarda secretos de la Era de los dinosaurios.

Saltando en el Fox Glacier

Los glaciares están muy cerca de la playa, así que después del hielo nos volvimos a la costa, admirando la belleza del Tasman Sea desde SH6. Esta carretera, que une Greymouth con Westport tiene su parada para ver focas, su acantilado con faro y sus roquitas en el agua, como todo landscape kiwi que se precie! Y es, según la Lonely planet, uno de los “10 Best Road Trips” del planeta.

Pancake Rocks & Blowholes

SH6

Pues no se, a mi si me preguntan diré que sí, que es bonita, pero que la carretera a Milford o la península de Coromandel le daban 30 vueltas. Es la palabra de la Loly contra la mía, así que tendréis que venir a comprobarlo y sacar vuestras propias conclusiones…

Y para cerrar, una advertencia: Lo peor de la West Coast son las SANDFLIES. Una especie de moscas muy pequeñas y muy pesadas y muy inmortales, que muerden como los mosquitos pero que escuecen como el demonio. ¿Su parte favorita del cuerpo? Los pies. ¿El mejor remedio? Repelente y paciencia.

Las había en Fiordland, en la West Coast están en manada, y nos han dicho que en la Golden Bay es todavía peor. Para allá que nos vamos, armadas con 3 tipos de spray para fulminarlas. En breve os cuento como acaba la batalla. 🙂