Tag Archives: preparativos

Nueva etapa!

18 Jun

Llevo 2 meses en Melbourne. Esta ciudad es maravillosa. Es como para quedarse a vivir aquí. Pero, señores, yo no he venido aquí para eso. ¡Lo grande que es Australia y lo poquito de ella que conozco!

Así que mañana me marcho de Melbourne. Un avión me va a llevar hasta Alice Springs:

in the fuckin' middle

Desde allí haré un trip de 3 días a través del rojizo desierto australiano para ver el Kings Canyon, los Olgas y la mítica Ayers Rock. Luego volaré hasta Cairns, al Nordeste del país, a disfrutar del solecito y las playas (estoy un poco harta de la ropa de invierno ;)), pero eso es otro capítulo que llegará más adelante.

Aunque el verdadero notición es el replanteamiento general del viaje:

a) He cambiado maleta por mochila. La intención desde ya es añadir un poco más de “aventura” a todo esto. Y para eso es mejor llevar 15kg a la espalda que 20kg sobre ruedas. Mi antiguo equipaje está ya de camino a Barcelona.

b) A esta ciudad llegamos dos, pero sólo se marcha una. Laura ha decidido quedarse unas semanitas más aquí, así que desde mañana estaré sola ante el peligro. Ante el peligro y ante lo que venga, que espero que sea mucho y tan genial como hasta ahora. Da un poquito de vértigo, pero a la vez estoy muy, muy felíz. Esto es una prueba para mi misma y, queridos míos, voy a por matrícula.

Mi equipaje está preparado, y ahora llega la parte difícil. La de despedirme de esta ciudad tan especial (a esta sí que vuelvo, lo tengo clarísimo) y de la maravillosa gente que me he encontrado en ella. Abrazos, buenos deseos y esa cosa de no saber qué caras te volverás a encontrar por el camino. Suerte que soy de lágrima dura, que sino en lugar de en avión tenía que marcharme en barca.

Sonreír y respirar.

Carnet de Alberguista

24 Oct

Faltan 15 días para el viaje y estamos ultimando los detalles.

Hace un par de días Laura y yo fuimos a hacernos el carnet de Alberguista Internacional.

Este carnet te permite alojarte en los 4500 albergues repartidos por el mundo y que forman parte de la Federación Internacional de Albergues Juveniles (La red española es la Reaj; la catalana es Xanascat).

Son albergues con precios muy competentes, y que garantizan unas condiciones higiénicas superiores a otros establecimientos del mismo rango de precios (tema que me preocupa mucho). Además, acostumbran a ser punto de reunión de jóvenes (y no tan jóvenes) viajeros, por lo que se convierten en imprescindibles a la hora de conocer gente y compartir experiencias. En la web de la Federación (link más arriba)  se encuentran las listas completas de albergues, organizados por continentes y países.

El precio del carnet es de 5 eurinchis si eres menor de 30 años, 12 si superas esa edad, y tiene validez de un año desde la fecha de expedición. Para conseguirlo, sólo tienes que acudir a cualquiera de los albergues adscritos con el DNI, y en unos minutos lo tienes en tus manos.

También hay algunos organismos que lo tramitan, como el Centre d’Informació i Assessorament per a Joves (CIAJ) al que acudimos nosotras. Si eres de Barcelona y estás organizando un viaje, de cualquier tipo, te recomiendo que te pases por allí. Tienen una biblioteca (Viatgeteca, según ellos) repletita de guías y revistas de viajes, de todos los destinos imaginables. De momento son para consulta in situ, pero en breve abrirán el servicio de préstamo. Además de cursos y charlas, ofrecen un servicio de asesoramiento (los jueves por la tarde, hay que pedir cita), donde una persona experta en viajes – destinos, tramites, requisitos, papeleo… – te ayuda a organizar tu aventura. Nosotras no lo hemos usado porque lo llevamos preparando desde hace meses, pero me parece un servicio súper interesante que nos hubiera ahorrado bastante tiempo de haberlo sabido antes,…

Tengo mochila, tengo chirucas, y tengo carnet de alberguista. ¿¡Estoy o no estoy on fire!?

New Zealand visitor’s visa

1 Oct

Ayer fue un día feliz/triste.

Empiezo por lo triste: Fué mi último día en la empresa. En realidad la tragedia no fue tal, porque “alguien” se me adelantó y me hizo parte del trabajo -no voy a entrar en detalles escabrosos-. Así pues, la mayoría de las despedidas ya estaban hechas. No me quiero ni imaginar lo que hubiera sido levantarme de la silla y despedirme de todos… aún tendré que dar las gracias a “los otros”…

Además hay que sumarlo a la sensación de vacío, del “espero no equivocarme”, del miedo al “te lo dije”. Y el vértigo de cerrar una puerta sin tener muy claro cual será el siguiente paso…

Pero estas angustias se me olvidaron cuando (y aquí llega la parte feliz de mi día) abrí mi pasaporte y…

Siii! Recién llegadito de Londres, ya tengo mi Visado de entrada en Nueva Zelanda!!!! Y eso es sin lugar a dudas una buenísima noticia 🙂

Me lo tuvieron secuestrado dos días por culpa de la maldita huelga. Yo con mi aviso de carta certificada, bien clarito que ponía “Inmigration NZ”…  me subía por las paredes! Total que ayer me levanto más feliz que una lombriz, me dirijo a la Oficina de Correos, y me encuentro con una batalla campal. A los funcionarios les debió costar recuperar el ritmo después del parón del miércoles, pero bien es sabido que las señoras no perdonan un descuido. Insultos, rebelión, improperios a la pobre chica. Pensé que no lo conseguiría. Suerte que tengo twitter y me entretuve retransmitiéndolo. 30 números y una hora de espera después, por fin recibí mi sobre. Dentro, mi pasaporte y una carta con la frase más romántica que me han dicho nunca:

I am pleased to tell you that we have approved your application for a New Zealand visitor’s visa.

Desde entonces (24h)  habré abierto mi pasaporte unas 50 veces. Para enseñárselo a todo el mundo, y para mirarlo yo con media sonrisa. Me siento como Golum con el anillo!! Si hasta me he hecho fotos con él (No, no voy a colgarlas. Intento conservar mi dignidad hasta que llegue el día de calzarme las Chirucas)  jejeje

 

Dicho esto, algún dato práctico:

Si queréis viajar a NZ hay que tener en cuenta varios supuestos.

– Para estar menos de 3 meses, no hace falta tramitar ningún visado.

– Si quieres estar más tiempo (hasta 9 meses, pero sin intención de trabajar ni estudiar) debes tramitar la Visitor’s Visa. Este es el que nosotros tenemos. Hay que tener en cuenta que con el visado no es suficiente para entrar en el país. A parte hay que presentar la reserva del vuelo de salida del país, con fecha no posterior a la de expiración del visado, y también un extracto bancario en el que se refleje que dispones de 1000NZ$ (aprox unos 500€) por cada mes de estancia prevista como garantía de  tu solvencia.

– En el caso de querer permanecer en el país por tiempo superior a 6 meses es un poco más complicado porque, además, tienes que hacerte un reconocimiento médico, placas de pulmón incluídas.  Para los Kiwis somos de un país potencialmente tuberculoso. Si. Pa flipar. I know.

– Existe la posibilidad de conseguir un Working Permit, en el caso de que alguien te quiera contratar estando allí. Con ese permiso puedes permanecer en el país aún habiendo expirado el período de validez de tu visado. Una vez dejas el trabajo pierdes ese permiso y deberías volver a tramitarlo encontrando otro curro. Lo mismo si sales del país y luego vuelves a entrar. Ojito, que esto lo digo de memoria y hace ya mucho que busqué la información.  Puede ser que algún nombre o algún dato no sea correcto.

– Para las personas que quieran trabajar en NZ, se que existen las Holiday Working Visa. De vez en cuando abren unos listados y si te la conceden puedes ir al país a trabajar legalmente, aunque desconozco las condiciones. También tienen una lista de “profesiones demandadas”, aunque no sé muy bien como se procede en el caso de encajar en algún perfil. A los publicitarios no nos quieren para nada… >.<

Para más información, la embajada de NZ en España tiene una web muy completa, con los datos y los formularios (diabólicos e interminables) que hay que rellenar para hacer las solicitudes. Aunque para Europa se tramita todo desde el Reino Unido, si llamáis a la Embajada os pueden orientar. Recomiendo comprobarlo todo muy bien, a nosotras nos cambió la legislación de inmigración a NZ a medio proceso, teniendo toda la información buscada, hora con el médico concertada, timmings preparados para hacerlo todo… y ala! vuelta a empezar! Así que ojito.

Y lo último un consejo: Cuidado con los tiempos. La duración del visado empieza a contar desde el momento en el que te lo conceden, pero no se puede hacer en el último momento porque tardan entre 2 y 4 semanas en tramitarlo. Así que hay que buscar un término medio (nosotras lo tramitamos 1 mes y medio antes de empezar el viaje) y sobretodo, pedir el visado para más tiempo del que se quiera estar allí para tener un poco de margen.

Parece complicado, pero merece la pena…

 

Antes muerta que con chirucas!

15 Sep

Aix! Qué lejos queda la época en la que yo proclamaba a los 4 vientos frases como esa… Yo, mujer de asfalto, animal de ciudad, tuve ayer mi primer encontronazo con la realidad del equipamiento de montaña.

Después de una vuelta infernal (Nota mental: mejorar la orientación o vamos finas…) arrastrándome sobre mi pierna que, recordemos, tiene más costuras que un taller ilegal chino, llegamos al Mc Donalds de los deportes: El Decathlón!

Carrito en mano y tria i remena, más o menos lo llevábamos con dignidad hasta que llegó el momento del calzado. Ver a Laura con su vestidito, mirándose los pies enfundados en las botas, esa cara de sufrimiento, e intentando buscarle la estética al asunto… “Laura no te tortures. No busques estilo. Son Chirucas.”, “Me estoy mentalizando”, me decía. Al final, después de 20 pares probados, un análisis de todas las etiquetas explicativas, y uno más exhaustivo aún de las etiquetas de los precios, nos decantamos por las más sencillitas. Hay que decir también que eran las que menos pesaban. Si tengo que vivir un año con 20 kgs, 100gr de diferencia se convierten en un mundo! Además, no somos ni excursionistas ni sufridoras así que, para destrozarlas en el Farmville, modelo básico y tira que te vas!

Al final, el resultado de la expedición fue el siguiente:

En la categoría de calzado tenemos las ya mentadas botas, y un MUST de temporada: Chanclikis!!! Son un homenaje a nuestra amiga Estheriki. O más bien un plágio, según se mire. Se compró unas en el Carrefour por 3 €, y llevan 2 años salvándole la vida. Las nuestras son un pelín más caras (la friolera de 5€), no pesan ni abultan, y lo mismo me sirven para playa, que para ducha, que para darme un paseo por Rarotonga arreglá pero informal.

En el apartado de gadgets, tenemos la linternita (Es pequeña y pistacho, y además funciona sin pilas) y el candado internacional. A ver si con un poco de suerte no nos rebientan la maleta en caso de inspección… (modo tocar madera: ON)

 

Y mereciéndose una categoría propia: la Mochilaca. Bueno, en realidad es solo Mochila (de 40 lt) porque dado que vamos al primer mundo, llevaremos trolley principalmente y esto como equipaje de cabina, que además nos servirá para excursiones cortas.

 

Y aquí la foto de familia. El kit completo nos costó el módico precio de 61’75 €. Yo creo que no está mal.

 

Como, entre otras cosas, fuimos incapaces de encontrar las mosquiteras (y eso que preguntamos 2 veces) y los kits de snorkel parecían agotados, tenemos pendiente un nuevo paseíto más adelante.

Os dejo con una pregunta que me asalta: Creéis que Laura conseguirá combinar los tocados con las botas? Y los vestidos de pin-up con la mochila? Hagan sus apuestas…

 

Lo que nos queda!

14 Sep

Faltan algo menos de dos meses para irnos, y la lista de cosas por hacer parece interminable.

Nunca tenido la agenda tan llena de Post-it, ni el  Google Docs tan explotado.  Y suerte que soy la reina de los excels, que si no menudo pifostio…

Como consejo de la casa, diré que para organizar un viaje de estas características va muy bien nutrirse de la experiencia de otros viajeros, ya sea de viva voz o mediante la lectura de blogs y foros. Parece mentira la de cosas que hay que tener en cuenta. Cuando te crees que lo tienes todo controlado, abres un blog y… pam! algo en lo que no habías caído se convierte en prioritario…

Y no se trata sólo de objetos o documentos para el viaje en sí, sino de cosas que tienes que arreglar antes de marcharte:

Tarifas de mutua y teléfono, vencimiento de seguros, bajas de servicios que no utilizarás (bye bye gym, i’ll miss you!), revisiones médicas anuales, organización del dinero, caducidad de los documentos,… y así hasta hartarme.

Y yo que pensaba que iba sobrada de tiempo! Esto es organizarse o morir. Y por lo pronto, los deberes de esta semana son:

  • Ronda de médicos (dermatólogo, dentista)
  • Solicitar una Visa
  • Vincular cuentas a ING
  • Excursión a Decathlón
  • Organizar la semana de L.A
  • Contactar con el granjero isleño (ya entraré en detalles más adelante)
  • Ver Taxi Driver
  • Buscar a alguien que nos adopte por Thanks Giving  (¿Conocéis a alguien por L.A o alrededores?)

Ay, seguro que me dejo cosas! Creo que estos 55 días se me pasarán volando…

Faltan 61 dias…

8 Sep

… y creo que ha llegado el momento de organizar todo lo que pasa por mi cabeza (y por mi agenda).