Tag Archives: list

Cómo Acabarse Queenstown

28 Feb

Aunque parecía imposible, conseguimos escapar de Christchurch.

El jueves 24 nos montamos en un bus en dirección a Queenstown, con la intención de desconectar un poco y alquilar una caravana para recorrernos la isla, que era nuestro plan inicial. El trayecto duró unas 8 horas, por una carretera preciosa -eso dicen- de la que apenas vi nada. Después de 2 días durmiendo en el suelo, sólo despegué los ojos para comer y para tomar un café en una parada.

El pueblo/ciudad/llámaleX de Queenstown es muy bonito. Y no es como la mayoría de pueblos de este país, que consisten en UNA calle. Aquí hay unas cuantas, y unos jardincitos, y un lago con su pier y su casino. Y casitas de piedra. Y vistas a las montañas. Y una tienda Louis Vuitton. Es, resumiendo,  el Puigcerdà de las antípodas. Con sus hippies montañeros y sus ricachones de fin de semana.

Laura buscando el Monte Cook

Laura haciendo fotos a las espectaculares vistas de los Remarkable desde el lago.

Por cierto, que por esas montañas del fondo hay localizaciones del Señor de los anillos. Si eres fan de Lord Of The Rings, esta es tu zona. Hay varias cosas en los alrededores, y hasta organizan “safaris” y excursiones. Lo pongo a título informativo, porque yo no he visto las pelis y me da un poco igual el frikismo cinéfilo de la Tierra Media. 😛

Los alrededores tienen también algunos lugares dignos de ser visitados. Nosotras hemos ido hasta Arrowtown (me encanta el nombre!), un minipueblo de los que caben en una foto, y que parece sacado del Far West americano.

arrikitow

Arrowtown, pueblo que cabe en una foto

Al lado está el Chinese Settlement. Porque aquí llegaron, sobre el 1850, los primeros pobladores chinos que venían a recolectar oro del río Arrow. Es curioso ver las casitas donde vivían, construidas algunas en las paredes de las montañas. Y es curioso pensar lo bajitos que debían ser… jajajajjaa

En el Chinese Settlement de Arrowtown

En la zona de Queenstown se puede hacer todo tipo de actividad acabada en –ing: kayaking, bungy jumping, tramping, fishing, boating, skydiving, horseriding… Deberían cambiarle el nombre y llamarla QuINGstown! Y ya que estamos aquí, pues…

volareeeee uooooo cantareeeeee uoooooo

Actividades que acaban en ING: Bungy Jumping!

Esa cosita pequeña que se ve en la foto SOY YO!
Me lié la manta a la cabeza y salté en el Nevis Bungy. Esto es, el salto más alto de Australasia, y el 7º o 8º (según donde lo mires) más alto del mundo, con sus 134m de altura. Ahí es nada. Por la zona hay otros dos puntos para hacer Bungy Jumping, uno de 43m y otro de 47m. Pero pensé, ya que lo haces, hazlo bien. Y vaya si valió la pena! La descarga de adrenalina más alucinante que he vivido en la vida!! Lástima que sea tan corto, me quedé con ganas de más…
Y por si alguien no se cree que yo pueda ser la de la foto:

Ya tengo algo más que tachar de mi lista!

Pero no os penséis que todo son flors i violes en Queenstown:

Primero está el tema de los precios. Es un sitio caro en comparación con otros del país. Y a parte, los deportes de aventura valen una pasta aquí y en todas partes.
Y por supuesto, el mayor problema que tiene es la media de edad. Aquí pocos pasan de los 20, y hay mucho niñato y mucho viaje de estudios. Por las noches, los pasillos de nuestro backpackers tienen más marcha que Sitges en carnaval. Si alguien viene buscando fiesta, que no se preocupe que tiene para rato.

Así que después de 3 días aquí nos hemos “acabado” el Queenstown que nos podemos pagar (que yo encantada seguiría explorando las bondades de los deportes acabados en -ing si no tuviera que vender un riñón para ello). Y como ya es lunes y las oficinas de alquiler de vehículos están abiertas, nos largamos!!!
Después de 4 días de llamadas a las empresas de alquiler de coches, de intentar conseguir una caravana en cualquier punto de la isla (estabamos dispuestas a volver a Chistchurch y todo!!!), de recibir negativas por respuesta, de hacernos muy (MUY) pesadas, de jugar la baza del lastimeo post-terremoto y algunas artimañas más que no voy a revelar, parece que el Karma se ha vuelto a poner de nuestro lado. En un par de horitas iremos a recoger nuestra frago, una caravana de alquiler (sí, también intentamos comprar pero está mu chungo el tema) que nos acompañará durante las próximas 3 semanitas. South Island, prepárate que ya vamos!

Ah por cierto, que aunque el otro salto fuera más espectacular, no os penséis que he faltado a mi tradición. No podía irme de Queenstown sin perpetrar mi primer saltito en la Isla del Sur:

Saltando en Queenstown

Saltando en Queenstown

Despidiéndonos de Auckland

21 Feb

Esta ha sido nuestra última semana por estos lares.

La empezamos en Rotorúa, como bien sabéis por mi anterior post.

A finales de la semana pasada encontré una lista maravillosa donde aparecen 101 cosas que “debes” hacer alrededor del mundo. A mis 26 años llevaba 18, que creo que no está mal, pero se me ha metido entre ceja y ceja que antes de 2012 tengo que haber llegado a las 40.

En la lista aparece el Zorb (modo hamster: ON) y casualmente al ladito de nuestra casa había un par de sitios, pero por culpa del viento no pude hacerlo. Y cuando ya me pensaba que no iba a poder tachar nada de mi lista, Cathy y Dennys, de los que ya os hablé en el anterior post, tuvieron un detallazo alucinante. Tenían, desde hacía tiempo, un bono sin usar para hacer White Water Rafting, y nos lo ofrecieron. ¡¡Y eso también está en la lista!! Así que claro, yo dije que sí rápidamente. A Laura le dió un poco más de cosilla decidirse, pero al final se lió la manta a la cabeza y dijo la palabra mágica: yeah!

Pruebas fehacientes de que "Laura" y "rafting" pueden ir en la misma frase.

A ritmo de “paddle!!” y de “hold on!” recorrimos un tramo del río Kaituna, que es de grado 5 porque tiene una cascada, señoras y señores, de 7 m de altura. ¡Ahí es nada! Y nosotras, remo en mano y agua en boca (porque tragamos bastante) que lo disfrutamos.  ¡Genial la experiencia! Y genial un 19 de 101 en la primera semana de mi “reto” ¿no?

En Rotorúa asistimos también al Tamaki Maori Village. Esto es, hablando en plata, una trampa para guiris. Peeeeeeero había que hacerlo. Teníamos que probar el hangi, el método tradicional de cocina maorí que consiste en un horno bajo tierra en el que se cuecen los alimentos. Y tampoco  habíamos visto nada de danzas ni tradiciones de los primeros pobladores de estas islas. Así que pagamos los 101NZ$ por cabeza, que es un pastizal. Y la verdad, no vale tanto la pena. Es gracioso ver la haka, y tienen una recreación de un antiguo pueblo maorí, pero te sientes un poco como en Port Aventura. Y la comida no vale lo que pagas, ni por asomo. Pero bueno, ya está hecho. Si dicen que una vez al año no hace daño, una vez en la vida ni te cuento.

Falso guerrero maorí con los tatuajes de la cara y las piernas pintados a pilot.

El viernes nos despedimos de nuestros hosts y del smelly lake y nos plantamos de nuevo en Auckland. Este fin de semana, del 18 al 20 de febrero, se celebraba en la ciudad en Lantern Festival. O lo que es lo mismo, la celebración del año nuevo chino. Hay que tener en cuenta que la población china es la segunda mayor del país (hay más chinos que maorís) así que la celebración del Year of the Rabbit es todo un evento. Aquí lo celebran llenando el Albert Park de “lanterns”, que vienen a ser farolillos de diversas formas: Animales, insectos, plantas, dragones, tazas de te. Me recordaba un poco a las Festes de Gracia! Ah, y lo mejor de todo, el karaoke con canciones de ayer, de hoy y de china. Las risas que nos pegamos no tienen precio!

Lantern Festival (Auckland)

Además del festival, el sábado había varios mercadillos por la ciudad. Aquí todo va a horarios kiwis, así que muchos de los mercados cierran a las 12h. Y claro, si pendoneas un poquito la noche del viernes, está complicado llegar a tiempo… Pero los chicos nos llevaron al Mercado francés, que tiene un horario un poco más extenso (hasta las 14h). Más que francés es un mercado de comida europea/mediterranea. Todo llenito de puestos turcos, italianos, griegos…. ¡Hasta paella tenían! Aunque yo me decanté por una de mis debilidades,…

Boysenberry icecream

Así no hay quien se vaya de Auckland con mal sabor de boca!! 🙂

Como broche final, hoy nos hemos puesto todos muy guapos y nos hemos ido de bodorrio, y lo hemos celebrado con unas deliciosas pizzas de Jai. Madre mía, son insuperables!

Y con este fin de semana tan variado y tan bonito, nos despedimos de Auckland. Una ciudad que nos ha servido de hogar y de familia durante los 2 meses que hemos pasado en la isla Norte de NZ. La sensación de marcharte y no saber si volverás a poner los pies en un sitio o si volverás a ver algunas caras te deja el cuerpo un poco extraño. Pero aún así, nos llevamos una colección de recuerdos inmejorables, y una todavía mejor colección de amigos.

51 Calgary St

 

Bye Bye Auckland.