Tag Archives: helpx

De vuelta a la Bay of Plenty: Rotorua

13 Feb

Parece mentira, pero hace una semanita nos dimos cuenta de que teníamos “tiempo libre”. Curioso concepto cuando llevas 3 meses viajando… ¿no os parece?

Pero centrémonos, nos dimos cuenta de que teníamos un hueco de 2 semanas antes de viajar a la isla del Sur (para la cual hemos adelantado los billetes) y había que decidir qué hacer. No nos queríamos quedar en la city tantos días, pero tampoco nos podíamos alejar mucho porque desde allí sale nuestro avión hacia Christchurch. Así que elegimos Rotorua, porque en nuestro Road Trip pasamos solo por la costa de la Bay of Plenty sin adentrarnos hasta esta zona, y porque un par de personas nos habían comentado que no estaba nada mal. Así que por 40NZ$ nos subimos en el Naked Bus (que tiene wifi y todo) y nos plantamos en la ciudad de Rotorua, a orillas de un lago con el mismo nombre.

Esta zona tiene un 35% de población maorí (uno de los mayores porcentajes de NZ), y es uno de los principales puntos turísticos de la isla del norte. De hecho es uno de los pocos sitios, más allá de Auckland, por los que se puede pasear por la ciudad. Hay hasta gente por las calles (y esto en las antípodas no se lleva nada, creedme)!! Rotorua es conocida como “Sulphur City”, porque para variar está construida (mira que son raros estos kiwis) sobre terreno volcánico. Y huele raro. Muy raro. Como a huevo. Y por todas partes hay hot pools, mud pools, geysers, y otras cosas que te hacen sentirte un poco inseguro, aunque ellos estén super orgullosos.

Rotorua Sulfurosa

La parte buena es que no muy lejos del centro puedes bañarte en ríos de agua caliente, como las “Sacred Waters” de Wai-O-Tapu, y eso hace que les perdone todo lo demás! Por cierto, que para esto hay que pagar, pero los locales conocen puntos para bañarse por la patilla. Tal vez no son tan espectaculares como los “oficiales” pero para meterte en el río y disfrutar un ratito no hace falta gran cosa…

Wai-O-Tapu

Aquí nos alojamos en Ngongotaha, en casa de Dennis y Cathy, nuestros hosts. Casa también de 2 cerdos, 3 vacas, 2 gatos y un perro. Después de la experiencia de la loca de los gatos, queríamos exorcizar el Helpx y darle una nueva oportunidad. Y parece que la suerte vuelve a estar de mi lado, porque no pueden ser más encantadores. La verdad es que estamos tan a gusto, y ellos tan encantados con nosotras, que veníamos para 3 días pero nos vamos a quedar 2 semanas! Les estamos ayudando con el jardín y pintando algunas habitaciones de la casa. Es trabajo duro, no os creáis. Pero ellos nos ayudan a nosotras llevándonos a conocer la zona, prestándonos su coche, e incluyéndonos sus vidas. A parte, por supuesto, de alojamiento y las 3 comidas principales.

Y bueno, en esta semana he hecho muchas cosas nuevas. He perseguido cerdos,

Cerdos fugitivos. Se llaman Jamon y Fuet.

he conducido un coche por la izquierda,

Ina al volante, abran paso!!

y me he subido a un andamio.

Si. Es muy fuerte.

También, y gracias al coche de Dennis, he visitado la ciudad y sus alrededores. Me he bañado en un río caliente, y en un lago fresquito. Y he disfrutado de vistas maravillosas y probado el carrot cake que tan bien hacen por aquí.

Tarawera Lake

Aún nos queda casi una semanita, y ya tenemos varios planes preparados para los próximos días. Pero mejor no os adelanto nada, que el tema de los spoilers no me va!

Puedes llamarme Thelma.

6 Feb

Tras nuestra maravillosa primera experiencia de Help Exchange en el Lavender Hill, nos tocaba cambiar y movernos un poquito más al Sur de Auckland. El martes nos fuimos a coger el ferry hasta Whitford, para ir a hacer otro exchange durante 2 semanas en un “luxury Bed & Breakfast” del que no voy a poner el nombre para no publicitarlo. Aunque no tengo fotos -me declaré en rebelión fotográfica-, el sitio era precioso precioso preciosísimo.

Pero, amigos, después de 3 meses de extrema suerte con la gente que nos ha rodeado, por fin ha pasado lo que tenía que pasar. Parafraseando a mi beloved Dani, “Ya tardábais en encontrar a alguien humano”. Y en este caso ha sido una desequilibrada mental loca de los gatos con un excelente gusto para la decoración. A saber:

La señora habla por los codos para no llegar a ningún sitio, y hace “pausas dramáticas” de unos 30 segundos porque entre divagación y divagación pierde el hilo de lo que cuenta. Eso no es tan grave.

Se inventa las normas sobre la marcha y está llena de manías. Eso implica que tu trabajo normalmente tiene que hacerse 2 veces, y que nunca, repito, nunca está satisfecha con el resultado. Eso ya es un poquito peor, porque me toca los huevos y yo estoy de vacaciones, oiga.

Pero lo divertido es que se cree que tiene 2 gatos cuando, de hecho, tiene 7 (que yo pudiera contar).

Y lo que ya es para partirse son las firmes convicciones sobre las que no puedes, bajo ningún concepto, hacerla cambiar de opinión. Ejemplos:

– Los romanos eran tontos porque el sistema de cloacas transmitía las enfermedades alrededor del imperio. Que inventaran el sistema de cloacas no les justifica.

– El inglés viene del latín. El indoeuropeo también. (Aquí la cara de Laura era para darle al pause y enmarcarla)

– Cuando alguien tiene mal el estómago, la última cosa en el mundo que debería comer es arroz. A la mierda con la cultura popular de nuestras abuelas. Lo siento, yaya.

– Photoshop e Iphoto son lo mismo.

– Los conejos comen lechuga, pero no espinacas. Porque las espinacas tienen clorofila.

– Su perrita de 5 meses tiene miedo absolutamente de todo. Eso significa que es inteligente y piensa. El resto de los cachorros son tontos.

Perlas de las guapas. Y eso es solo una muestra. Que visto así hace gracia y tal, pero si además te quiere disponible las 24h (para vuestra información las condiciones del intercambio son 4h de trabajo a cambio de alojamiento+comida) y te trata de sirvienta, pues le pueden dar por donde tú y yo sabemos.

Así que tras 2 días de weeding, mulching y aguantarla, dedidimos planear una huida. Nos pusimos en modo Thelma & Louise pero sin Brad Pitt de por medio (ooohhh…). Como Marty se ofreció a venir a recogernos, queríamos escaparnos huyendo mochila a cuestas, con él esperando en la puerta en plan heroico. Y gritar eso tan peliculero de “Marty!! ARRANCAAAA!!!”. Pero la loca al final nos chafó el tema y nos plantó en una parada de autobús. La tía perra, 3 días dando por saco y al final dedide ser maja y la caga. NOS DEJÓ SIN ESCENITA!!! Que bueno, también puede tener algo que ver que nosotras actuáramos como personas adultas y le contáramos que nos íbamos…

Sea como sea, le dejamos un regalito que algún día descubrirá. Que fué un accidente, lo juro. Y que yo creo que ya estaba así cuando llegamos… No voy a contar nada pero os dejo con una recreación de los hechos. Cada cual con sus conclusiones:

ups!

Así que el sábado noche volvíamos a estar en Auckland. En la casa de los chicos, nuestro “refugio oficial” en este país. Pudimos celebrar la vuelta a casa con una BBQ y una fiesta en casa de unos amigos. Que a la BBQ fuimos de acople, pero a la fiesta fuimos invitadas formalmente. Y eso significa que ya tenemos amigos propios aquí! Biennnn!!!!!

Es una tontería, pero hace ilusión 🙂

🙂

Lavender Hill

30 Ene

Sé que muchos estábais esperando este momento. Ha llegado la etapa Farmville y por fin me he calzado las chirucas!

Como algunos ya sabíais, teníamos en mente hacer algunas estancias en granjas y hoteles rurales para “trabajar” a cambio de alojamiento y comida. Es una forma de ahorrar dinerito, de disfrutar de experiencias nuevas y de entrar en contacto gente del país. Gracias a Help Exchange hemos empezado esta nueva fase del viaje, de momento con un balance más que positivo.

Durante esta semana hemos estado en el Lavender Hill, un precioso Bed&Breakfast a 30 minutitos al norte de Auckland. En él, además, cultivan limoneros, lavanda, romero y olivos.

Rincones del Lavender Hill

Esta semana hemos aprendido a cosechar lavanda, a destilarla y a hacer aceites esenciales con ella. Según nos dice Tricia (nuestra anfitriona) el aceite de lavanda va bien para todo.

También hemos aprendido que el pastel de chocolate sólo sabe a chocolate si no le echas nada más, aunque no por ello es aburrido. Que las chirucas son comodísimas pero imposibles de dignificar. Que un perro puede ser obeso aunque se pase el día persiguiendo piñas. Que está feo discriminar a las “malas hierbas”, porque seguro que no son tan malas.

Y sobre todo, sobre todo, hemos aprendido que trabajar en el campo no es tan duro si luego puedes meterte en un jacuzzi climatizado.

36º

Yo de mayor quiero ser granjera.

¡Que viva el campo!