Tag Archives: cheesecake

Llueve en la Gran Manzana

17 Nov

Pero a nosotras no nos afecta lo más mínimo!

Hay que decir que han caído unas gotas, pero no hemos visto diluvio en ningún momento. Las calles mojadas, eso si, y los perpetuos nubarrones. Aunque estos últimos no sabría decir si son fruto del tiempo o de la polución…

El tema es que, ante la previsión de lluvias, teníamos previsto un plan “a cubierto” que nos permitiera disfrutar como hasta ahora. Así que esta mañana, tras el episodio de “el hombre contra la bestia”  (para más información, ver último párrafo del post anterior), nos hemos plantado en Two Little Red Hens.

Two Little Red Hens

Como véis, es una bakery monísima donde hacen, según el listado que ya os comenté, el mejor Cheesecake de NY. No se si será verdad, pero a mi no se me ocurre cómo mejorarlo. Es denso y espeso, el clásico pastel de queso de NY. Y como Laura no había provado el Red velvet, hemos cogido dos mini-cupcakes porque con lo deliciosos que son no se podía ir sin hacer una cata. Os dejo fotos para que se os haga la boca agua:

Best NY Cheesecake

Mini Red Velvet

Ni Magnolia’s, ni Eleni’s, ni leches: Two Little Red Hens!!

Después de este desayuno/comida, hemos llegado al Metropolitan.

Detalles en el Met

El museo es del mismo tamaño que todo en esta ciudad.Tan grande que es imposible hacerlo en un día, y hay que elegir lo que quieres ver. Nosotras hemos hecho apuestas seguras: Arte Egipcio, Clásico (Griego y Romano), Moderno y Contemporáneo. Y de pasada hemos visto más cosas, claro. Desde recreaciones de hoteles renacentistas hasta una retrospectiva de Miró que tenían por allí…  Porque básicamente, lo tiene todo. Lo más impresionante, para mí, las tumbas y templos egipcios, traídos piedra a piedra, enteritos para los americanos. Que cuando lo ves no sabes si odiarles por llevárselo, o agradecerles por conservarlo…

Hemos salido un poco atorolladas con tanto arte, así que el siguiente museo nos ha venido al dedillo para relajar la mente. Nada más cruzar Central Park nos esperaba el American Museum of Natural History. Este museo es super guay! Planetario, Big Bang, recreaciones de ecosistemas, vida submarina (calamares gigantes incluídos), y como no… LOS DINOSAURIOSSSS!

I (L) DINO

¿A que hacemos buena pareja?

Y al salir, ya oscuro y sin tomarnos ni un triste café desde hacía más de 6 horas, nos hemos ido a hacer una merienda/cena. Cerca del museo, en Columbus Ave, hay una hamburguesería llamada Jackson Hole. Yo había leído que las hamburguesas eran grandes. Pero claramente, no me esperaba esto:

megaburger

 

mama por

Y para mantener mi reputación os digo que me la he trincao ENTERA!!! Y que me siento como una anaconda, así que  me voy a hivernar un rato.

🙂

Día temático nº1: Harlem

16 Nov

Ayer era domingo, y yo tenía una espinita que quitarme.

En mi anterior visita a NY, no sabría decir por qué, no fui a ver una misa de Gospel. Como a Laura estas cosas le tiran tanto como a mi, hicimos una excursión hasta Harlem para ver una de sus celebraciones dominicales.

La noche anterior habíamos estado buscando iglesias, porque no queríamos asistir a la misa en un sitio megamasificado o muy para guiris. Al final nos decantamos por la Greater Refuge Temple, que era una opción bastante “moderada”. La verdad es que los domingos los turistas acuden en manada a Harlem – y no es para menos- y debe ser casi imposible encontrar una iglesia sin ellos, pero en esta os aseguro que la experiencia fué super auténtica. De hecho nos sentimos un poco intrusas y hasta un pelín culpables por estar viendo como espectáculo lo que para esa comunidad forma parte de la vida real. Sólo deciros que en frente nuestro había una mujer que, a parte de la Bíblia, se había traído de casa una pandereta para acompañar las canciones del coro.

No tengo palabras para explicaros la experiencia. A puntito estuve de soltar alguna lagrimilla, porque me invadió la emoción cuando el coro empezó a cantar. Es que es súper emocionante ver cómo convierten su creencia en una fiesta, como te transmiten una energía y un buen rollo que te dura todo el día. Y cómo cantan, madre mía! Si ya habéis ido, sabréis a lo que me refiero.

Como no podíamos hacer fotos dentro, os dejo un ejemplo de lo que se podía ver fuera. Porque tan impresionante era el coro en acción como los modelitos que se gastan las feligresas. Rebonicas.

De punta en blanco

La experiencia vivida nos dió conversación para rato, y abrimos un minidebate sobre las diferentes formas de vivir la religión, que amenizó la llegada a nuestro siguiente topicazo dominguero: El Brunch.

Después de un par de descartes por cutres/llenos/turisteados, acabamos en Melba’s. El sitio, en pleno Harlem, resultó estar lleno de mordernos. Y a parte de otra mesa de 2 turistas, creo que éramos las únicas blancas del lugar.

Melba's

Pedimos un plato de Pollo riquísimo y una tortilla de verduras. Las raciones, pues como todas. Ya me he acostumbrado a los tamaños y no me impresionan. Y claro, como un brunch sin cocktail se queda descafeinado, Laura se pidió un Mellini (Champagne con zumo de melocotón) y yo un Bloody Mary para probarlo. La conclusión es que el Bloody Mary es un error gastronómico aunque quede super bien en las fotos.

Cocktails

A miniKate tampoco le gustó

Resumiendo: el sitio muy bien y el Bloody Mary muy mal.

 

Después de eso, y para bajar la comida, paseamos hasta Central Park. Nos tocaba ver la parte norte, y llegamos hasta el Lago, con el sol cayendo… precioso.

Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir

Como era Domingo había mucha más vida que el otro día. Estaba llenito de gente tocando música, vimos un par de shootings fotográficos, familias jugando, niños aprendiendo a patinar, gente haciendo footing por todas partes… y como era de recibo, hice lo que tenía que hacer: Saltar!!

Saltando en Central Park - vol.2

 

Después nos dimos un paseíto por el Upper West side, que es un barrio mono pero tampoco da para mucho, y nos reservamos para la noche la actividad estrella. El cheesecake!

Eileen's Cheesecake

Este en concreto es del Eileen’s Cheesecake, que está por el Soho. ¿Y por qué este? Pues porque hace algo menos de un mes, me dediqué a investigar cuáles eran los supuestos mejores Cheesecake de la ciudad. Basándome en varios listados diferentes, me curré un excel estupendo para decidir los que teníamos que probar. La lista quedó reducida a 4, y el de Eileen era el tercero. Os puedo asegurar que estaba DE-LI-CIO-SO.

Mañana probamos el Top 1. Estoy salivando.