Archivo | Singapur RSS feed for this section

Closing time :-)

17 Ene

Llevo ya una semanita en Barcelona.

Ha sido una semana de reencuentros, de repaso, de replanteamientos.

No tengo my claro cómo van a ser los próximos 14 meses, pero sin duda los pasados 14 han sido un sueño cumplido. Momentos, lugares y personas que me han hecho crecer, y que me han enseñado muchas cosas. Sobretodo de mí misma.

Ha sido un placer compartir mi aventura con vosotros.

Os dejo con una promesa: Seguiré on fire.

Image

 [Keep smiling. Keep breathing. Keep moving.]

***

1 año / 1 year

8 Nov

Hoy se cumple un año de viaje. / Today’s the 1st anniversary of the trip.

Vamos a celebrarlo: / Let’s celebrate:

 Normalmente, suelo dar las gracias a la gente que ha estado apoyándome desde casa. Pero hoy necesitaba incluir en esta pequeña celebración a toda esa gente que es nueva en mi vida. Porque ellos (y muchos otros) son los responsables de que esta experiencia esté valiendo aún más la pena. Me faltan palabras para agradecer que nuestros caminos se hayan cruzado.

/

Usually I say thanks to all the people who is been supporting me from back home. But today I needed all the new people of my life to be a part of this little celebration. Because they (and many others) are responsible for this experience being even more worth it than it was by itself. No words enough to explain how grateful I am to have crossed paths with you.

Traducción del vídeo:

08/11/11

Hoy hay algo que celebrar. Porque hace exactamente 365 días, mi aventura empezó.

“Un año”. Suena como untiempo muy largo. Pero gracias a todos aquellos que me encontré por el camino y que estuvieron a mi lado, se siente corto. Y MARAVILLOSO.

Algunos estuvisteis en mi vida por unas horas. Otro spor varios meses. Pero, sin excepción, todos me disteis AMOR.

Amor por lo que estoy haciendo. Amor por la vida que estoy viviendo. Amor por la decisión que tomé. 

Y también me disteis historias, aventuras, experiencias y risas. Fuisteis FAMILIA.

Y como ya sabéis, los cumpleaños están para celebrarlos con la familia.

Helenita, Garick &Stephanie, Karina & Mark Z., Marty K., Nana, Stevie, Jay (Tronco), Nans, Steve & Kat, Marcel, Jessie, Lisa & Mark & Samuel, Dennis & Cathy, Tricia & John, Remi, Ricky & Pep, Laura O, Matt & Roxy & nuestro querido Mr. Kinza, Terence & Marina, Ayana, Adam (Totos), Ceallaigh, Katy, Rose & Maka, Rosa, Lea, Gore. My familia en Melbourne: David & Vin & Tui & Grandpa Jon. Simon, Kaylea, Robbeh, Marty O, Adam (dientecito), y mi orange favorita: Jarrod. Emily, Nevan, Ange, Scott, Aida, Garth, Keith & el increíble Ollie. Caedyn, Leonie, Julia & Sue & Grandpa Lemon. Björn, Yasmin, Ade, Patrick, Angelika, Miki. El equipo de Halong: Felipe, Carlitos, mis Antonias Ricardo & Pedro, Tom (melón) y Leor (jamón), la Nuri, mi querido Isaac. Y por supuesto, quien fue mi otra mitad por 7 meses, Laura. 

Estoy celebrando este día conmigo misma, pero no estoy sola. Os tengo a todos en mi corazón.

Muchas gracias, y Feliz Cumpleaños.

Breve parada en Singapur

17 Ago

Singapur es una ciudad/país/isla, así todo en uno, que desde el punto de vista del viajero (o mejor dicho, desde el mío) tiene poco que ofrecer.
Pasé tan solo un día allí, volando desde Sydney de camino a Bali. En ese tiempo me dió tiempo de lamer las mieles de su aeropuerto, considerado uno de los mejores del mundo y con razón: tienen hamacas, jardines interiores y hasta sillas de masaje gratuitas para el uso y disfrute de los pasajeros. Y también pude darme una vuelta por Little India y Chinatown.

Ofrendas en el templo Budista de Chinatown

Ambas zonas tienen un fuerte carácter “de barrio” que contrasta con el aire de megaurbe del resto de la ciudad. Centros comerciales que no terminan nunca, rascacielos en los que pierdes la cuenta al contar los pisos,… pero eso si, organización llevada al extremo y calles tan limpias que casi podrías comer en ellas.

Templo hindú con rascacielos al fondo

Una vez leí en un blog que, en el resto de Asia, a los singapureños se les conoce como “bananas”, porque son amarillos por fuera pero blancos por dentro, haciendo referencia a sus occidentalizadas maneras. Así que Singapur tiene que estar ahí para hacer de “impass”, de paso intermedio entre la vida occidental y la oriental. Para que te vayas acostumbrando a sus formas, olores y sabores, y no te dé un jamacuco en la siguiente parada.

No se alejen de sus pantallas, lo que está por venir es gordo, gordo…